Beltrán: “Plan de Protección para la Clase Media aliviará a cerca de 12 millones de compatriotas”

• La propuesta cubre a los trabajadores dependientes que se encuentren cesantes, con contrato suspendido o con sueldos reducidos, así como a los empresarios individuales que tenían ingresos pre-crisis mayores a 500.000 pesos.

El gobierno del presidente Piñera ha implementado una serie de medidas con el objetivo de brindar apoyo a las familias de Chile y contener la reducción de los ingresos de sus hogares producto de las medidas sanitarias implementadas por la pandemia del Covid-19.
Al respeto, el gobernador de la provincia de Malleco, Juan Carlos Beltrán, consideró que “la magnitud de la pandemia del coronavirus y la gravedad de la recesión mundial nos exige fortalecer aún más esa Red de Protección Social, con prioridad y cuidado especial con la clase media. Las familias chilenas están viviendo tiempos muy duros y difíciles, están sufriendo simultáneamente los efectos de la pandemia del coronavirus y las consecuencias de la recesión mundial, por ello empatizo absolutamente con sus carencias, dolores y las angustias que hoy viven millones de familias, porque han perdido sus empleos o visto reducido sus ingresos, y muy especialmente, las familias más vulnerables de nuestro país”.

Para determinar los ingresos mensuales anteriores a la crisis, se utilizará como referencia el ingreso formal promedio del año 2019, excluyendo los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2019 para quienes hayan perdido su trabajo durante dicho periodo.

El aporte se realizará en la forma de una transferencia, por una sola vez, por un monto fijo de 500.000 pesos para los trabajadores que tenían ingresos sobre los $500.000 y bajo $1.500.000 (el 88% de los trabajadores suspendidos o cesantes beneficiarios del seguro de cesantía con ingresos mayores a $500.000) y que hayan experimentado una caída de ingresos de, al menos, el 30%.

Adicionalmente, incluyendo a estos mismos trabajadores, y todos los trabajadores con ingresos mensuales sobre $500.000 que hayan experimentado una caída de sus ingresos de al menos 30%, se ofrecerá, de forma voluntaria, un préstamo estatal solidario contingente al ingreso por un monto de hasta el 70% de la caída de ingresos.

Este préstamo estatal solidario podrá solicitarse hasta por cuatro meses, con un monto mensual máximo de $650.000. El primer mes, sólo podrá solicitarse por el monto que exceda del aporte fiscal único de $500.000.

El préstamo estatal solidario se reintegrará hasta en cinco años, con un año de gracia, correspondiendo el primer pago anual a abril de 2022 (por un 10% del monto total solicitado), y los tres siguientes pagos en los años de 2023, 2024 y 2025 por un 30% del monto total. El préstamo estatal solidario tendrá una tasa de interés real igual a 0% (solo se reajustará por IPC).

El pago de cada cuota anual de abril del periodo 2022-2025 no podrá superar el 5% de los ingresos totales de la persona durante el año anterior. Cualquier parte del préstamo que no haya sido pagada luego del año 2025 se condonará de inmediato.