SEGURIDAD SOCIAL: “LA GRAN BATALLA”

Estas semanas han estado abundantes de información relacionadas con las AFPs, en que invierten nuestros fondos, quienes se benefician de éstos, si es correcto el retiro del 10% para cubrir la falta de financiamiento que nos ha dejado la Pandemia y los bajos fondos que poseen nuestras cuentas. La Pandemia ha desnudado la desigualdad en Chile y dentro de ésta, desfila por las calles, la precariedad del empleo y la falta de un eficiente y real sistema de Seguridad Social.

Para la Organización Iberoamericana de Seguridad Social (OISS), la Seguridad Social es un derecho del hombre que hay que hacer efectivo. Y el derecho de Seguridad Social, como los demás derechos sociales que se reconocen al hombre como atributos de su libertad y dignidad humana, o se hacen efectivos, o se convierten en factores de revulsión destructores de la paz social, paz social que los pueblos necesitan para su desarrollo económico y social.

El académico de FCJE-UFRO, Doc. Rodrigo Monteiro P. plantea, en una de sus presentaciones, que el sistema de Seguridad Social es: el que se genera como un derecho fundamental de los habitantes de un territorio en orden a dar cuenta de tres pilares fundamentales: Previsión Social, Medicina Social y Asistencia Social.
He aquí en donde radica, a mi parecer el principal problema de como vemos en Chile el sistema de Seguridad Social. La Constitución política del 80, divide en sus articulados este concepto y lo minimiza, desvaneciéndose de esta forma el rol de Estado en este tema. El artículo 19° no consolida y fortalece estos conceptos, dejando un gran vacío en materia de Seguridad Social. El Estado Moderno debe reconocer su deber de actuar en favor de la materialización de la dignidad humana, de la libertad, de la vida y de la igualdad en un contexto de solidaridad. (Rodrigo Monteiro P.)

El Sistema de Seguridad Social en Chile, deberá hacerse cargo de una digna Previsión Social. Me refiero a un sistema de pensiones dignas. Hoy, un 87,4% de los pensionados, hombres y un 94,2% de mujeres, reciben pensiones inferiores a $ 156.312. Aquí debería entrar en acción la segunda columna del sistema de Seguridad Social, esto es la Asistencia Social o como llamamos en Chile, Pilar solidario. Es en este punto en el cual el término Renta Básica Universal empleado por Guy Standing, investigador especializado en estudios de desarrollo, toma fuerza indicando que no es una limosna para que un ciudadano logre vivir, sino un derecho universal similar a un salario mínimo.

El último pilar que ha sido desnudado en estos meses es el de Medicina Social. Nuestra legislación identifica con este concepto a las ISAPRES y FONASA.
Queda en evidencia que el sistema de Seguridad Social en Chile debe estar apoyado por los pilares de Previsión Social, Medicina Social y Asistencia Social. De otra forma se disipan los esfuerzos y los principales perjudicados son los grupos más vulnerables de nuestra sociedad.

No perdamos el foco en nuestra gran batalla, como decía don Quijote de la Mancha “Cambiar el Mundo, amigo Sancho, que no es locura ni utopía…¡Sino Justicia!