TEJIDO EMPRESARIAL EN LA U.T.I.

El Tejido empresarial en Chile se encuentra en una situación dramática, su salud está al borde del colapso. Es necesario ingresarlo de inmediato a la UTI (Unidad de tratamiento intensivo). Esta puede ser la historia real de su Microempresa, Pyme, comercio, industria, empresa o emprendimiento.

Los signos vitales del tejido empresarial son preocupantes. De acuerdo a lo indicado por la superintendencia de Insolvencia y Re emprendimiento, en lo que va desde el 18/O del año pasado, luego de un incremento en las liquidaciones de empresas, estas se nivelaron a la baja, aumentando nuevamente desde el mes de septiembre en adelante. Agregamos además que entre octubre de 2019 al 25 de septiembre de 2020 han sido declaradas en quiebra 1.661 empresas, lo que equivale a un alza de 4% si se contabiliza igual periodo de los años anteriores.

La presión arterial del tejido empresarial también presenta problemas. El “Informe de Deuda Morosa en Empresas” elaborado por la U. San Sebastián nos indica que el nivel de endeudamiento e incumplimiento de obligaciones financiera ha ido al alza. En el caso de las pymes, el 86% de la deuda morosa en empresas se concentra en las micro y pequeñas. El reporte además indicó que la banca es el sector que concentra 59% de las deudas impagas de las empresas, las que a abril de este año son 66.755 a nivel nacional, 0,93% más que las registradas en enero de este año. Las incapacidades de generar flujos de caja positivos impiden a las MiPyMes tener liquidez para poder enfrentar los compromisos de corto y largo plazo.

La saturación de oxígeno del tejido empresarial es crítica. El financiamiento vía créditos blandos del Estado (COVID-FOGAPE) no logró los objetivos esperados por el Gobierno y menos por los MIPyMes que esperaban ese oxígeno que les permitiría sobrevivir en estos meses de Pandemia. De acuerdo a información entregada por la CMF (Comisión de Mercado financiero), al 14 de octubre se han presentado 392.757 solicitudes por MM$ 475.856.160 (Millones de USD 17.140) de las cuales 65.053 solicitudes han sido rechazadas por montos MM$ 74.882.541 (Millones de USD 2.697).

De acuerdo a estudio presentado por investigadores de la FCJE–UFRO, las MiPyMes han manifestado su interés en recurrir al financiamiento del Gobierno en un primer lugar y luego a la banca para solicitar el dinero que le permita sobrevivir en medio de esta pandemia. Lamentablemente la burocracia pública ha sido más fuerte que la intensión de las políticas públicas.

Los órganos vitales (trabajadoras y trabajadores) que son cubiertos por este tejido empresarial también no han dado resultados positivos a sus exámenes. El Boletín estadístico de empleo trimestral correspondiente al mes de septiembre da cuenta de que en el trimestre junio-agosto de 2020, la estimación de la tasa de desocupación nacional fue 12,9%, incrementándose 5,3 puntos porcentuales (pp.) en doce meses. Agregue a lo anterior que en los últimos 12 meses: Fuerza de trabajo registró un -14,5%, los Ocupados -19,4%, los Ocupados informales -34,1%, los Desocupados 46,0% y los inactivos aumentaron en un 30,0%.

Los especialistas deberán ver el cuerpo completo. No podemos salvar los órganos vitales y dejar sin tratamiento al tejido empresarial o viceversa. Deberán existir políticas públicas de ayuda al empleo, pero, sin duda, también deberán ir en apoyo del tejido empresarial.

Como decía Aristóteles “La inteligencia consiste no solo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica”. Acompáñame seremos más.