EDUCACIÓN INCLUSIVA INTEGRAL. ¡GRAN DESAFÍO!

Entre la multitud de estudiantes de mi escuela D°508 en la Población Campos Deportivos de la ciudad de Temuco que corríamos por el patio, era difícil poder ver cuáles eran los aprendizajes que cada uno de los compañeros de nuestros cursos evidenciaba. Las notas, en nuestro tiempo, lo eran todo. Muchos de los que salíamos corriendo al recreo una vez que sonaba la campana teníamos necesidades educativas especiales o capacidades distintas, seguramente ese era el mejor momento para volver a formar parte de un todo que no generaba las diferencias en la sala de clases, para algunos.

Se considera persona con capacidades diferentes a todo ser humano que presente temporal o permanentemente una limitación, pérdida o disminución de sus facultades físicas, intelectuales o sensoriales, para realizar sus actividades connaturales.

Hoy en día existe un programa denominado PIE (Programa de Integración Escolar) que financia las actividades para estudiantes con capacidades distintas y necesidades educativas especiales. Desde el pre kínder a octavo básico, los establecimientos poseen un presupuesto destinado a la contratación de personal especializado, adquisición de materiales y la capacitación parmente de los equipos.

¿Qué sucede con los estudiantes con capacidades distintas que siguen su camino a la educación media? ¿Quién sigue apoyando a los estudiantes con capacidades distintas en la educación técnica y universitaria? Te has puesto a pensar que discriminador es el sistema educacional y nuestra sociedad en general que va restando los espacios de interacción de estudiantes y sus familias.

En el sistema educacional encontramos estudiantes con necesidades permanentes que pueden ser Autismo, síndrome de Down, sordos, ciegos o déficit cognitivo en rasgo leve, ellos necesitarán de apoyos en toda su vida. También están los estudiantes con necesidades educativas especiales transitorias tales como dificultades en lenguaje, aprendizaje, déficit atencional, déficit cognitivo en rango limítrofe y otros que con el trabajo y dedicación se esperan que sean superados en el corto plazo.

Nuestra ciudad necesita dar un salto en la inclusión. El Municipio deberá trasparentar los recursos entregados por las políticas públicas a través del DAEM (departamento de educación municipal) para el PIE e implementarlo en todos sus establecimientos y a la vez promover la inclusión escolar en estos.

Estoy por la instalación, con recurso gestionados desde el municipio y con apoyo de universidades de un Centro de Apoyo a Estudiantes con capacidades distintas. Este Centro deberá integrar el diagnóstico, intervención y vida laboral de sus participantes.

Te invito a pensar en forma inclusiva y como dijo Platón: “Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro”.