EL SECUESTRO DEL PROCESO CONSTITUYENTE AMPARADO POR LA LEY

Los resultados del Plebiscito del 25 de octubre fueron una clara señal de que cuando el pueblo quiere, hace historia. El 78,27% votó Apruebo una Nueva Constitución; y el 78,99% de los ciudadanos dijo fuerte y claro “Convención Constitucional”. ¿Por qué no mixta? porque no queremos que la Nueva Constitución sea escrita por partidos políticos, es decir por los mismos de siempre. Votamos un Proceso Constituyente que sea protagonizado por voces ciudadanas e ideas independientes, alejado de compadrazgos y devociones partidistas.

No obstante, desde iniciado este proceso constituyente, los candidatos independientes a la Convención Constitucional hemos ido sorteando una serie de obstáculos para poder hacernos parte de la elección de abril. Uno de ellos, tiene que ver con el tema del financiamiento de nuestras campañas para el que la ley no contempló cambios para este proceso, lo que significa que nos será entregado un equivalente en recursos a la votación de la lista menos votada de la elección parlamentaria pasada, y esto considerando la baja participación resulta irrisorio, obligándonos a acudir a las donaciones de la ciudadanía. Y esto no es todo, ya que en los tiempos asignados a la franja electoral nos entregan cerca de 1 segundo para más de 400 candidatos a nivel nacional, frente a los tiempos asignados a partidos políticos y sus listas, lo que claramente es una forma quitarnos a los independientes la opción de convocar y dar a conocer nuestras propuestas, asegurando con esto la invisibiliziación de los independientes y la permanencia de partidos políticos en el proceso Constituyente.

Si bien, quienes tuvieron en su minuto la oportunidad de cambiar esta ley y simplemente no quisieron hacerlo, en lo inmediato, la invitación es a que los partidos políticos consideren la forma de redistribuir los tiempos de la franja, emparejando la cancha; de lo contrario, el riesgo es que el Proceso Constituyente sea secuestrado por los partidos políticos que tienen todas las ventajas frente a los independientes, lo que claramente atentaría contra la decisión de la ciudadanía de una Convención Constitucional compuesta por ciudadanos, independientes, y no por quienes han sido parte y responsables del problema que gatilló el cambio.

Será nuestro el desafío de abolir la normalización de desigualdad al redactar la Nueva Constitución, una que siente las bases de un nuevo modelo de país, más equitativo, más solidario, más de todas y todos.

Martín Hauri Jerez- Magíster en Gestión de Gobierno

Candidato a la Convención Constitucional por el Distrito 22

Lista Independientes por la Nueva Constitución