Universidades regionales se unen para realizar un llamado a la paz en La Araucanía e invitan a entidad europea para mediar en el conflicto

Presentando además la firma de un documento que detalla las razones y decisiones tomadas en conjunto

Con la presencia de las máximas autoridades de las siete Casas de Estudios Superiores de la región, el mundo académico unió sus voces para hacer un llamado oficial tanto a todos los actores involucrados en el conflicto como al Nansen Fredssenter de Noruega, esto mediante una conferencia de prensa, denominada “Araucanía: Urgencia de Diálogo como Política de Estado”, como un aporte para resolver la violencia rural.

Emitido por Zoom, el encuentro online contó con la participación del Director de la Universidad Arturo Prat Sede Victoria, Juan Pablo López Pinilla; el Rector de la Universidad Católica de Temuco (UCT), Aliro Bórquez Ramírez; su homólogo de la Universidad de La Frontera (Ufro), Eduardo Hebel Weiss; la también Rectora de la Universidad Santo Tomás Sede Temuco, Rosemarie Junge Raby; el Vicerrector de la Universidad Autónoma de Chile Sede Temuco (UA), Emilio Guerra Bugueño; el Vicerrector Regional de la Universidad Mayor Sede Temuco, Gonzalo Verdugo Navarrete; y el Director del Campus Villarrica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Gonzalo Valdivieso Gatica; junto al Obispo de Temuco y Gran Canciller de la UCT, Monseñor Héctor Vargas Bastidas.

En la conferencia de prensa, las autoridades regionales dieron cuenta de un documento oficial, elaborado y firmado tanto por las siete Casas de Estudios como por el Prelado en su calidad de Gran Canciller, en donde justificaron su decisión al estar motivados por “nuestra común preocupación sobre la situación que se vive en los territorios de los pueblos ancestrales en La Araucanía; creemos que este es el momento de llamar a un proceso de diálogo que permita reparar y reconstruir las relaciones entre el Pueblo Mapuche, la sociedad chilena y sus instituciones. Tenemos que hacernos cargo de los problemas estructurales e históricos, para lograr una transformación genuina de la situación actual”, indicaron.

Organizado en cuatro puntos, el texto comprende “el reconocimiento de los pueblos originarios a nivel global”, “la dolorosa situación de La Araucanía”, “los caminos posibles para un nuevo pacto”, y “la urgencia de escuchar a La Araucanía”, incluyendo un claro llamado a: los tres poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), los nuevos gobernadores regionales y a los convencionales constituyentes; a las autoridades políticas, espirituales, territoriales y nacionales del Pueblo Mapuche; y a la sociedad civil en su conjunto, entre organizaciones sociales, comunitarias, empresariales, sindicales y gremiales; a las comunidades universitarias y estudiantiles y a la ciudadanía en general; culminando en una petición al Nansen Fredssenter Para la Paz y el Diálogo, esto con el propósito de actuar como mediador entre las partes y coordinar acciones, así como generar propuestas y llegar con ello a acuerdos.
En respuesta a la solicitud formulada, la organización con base en Noruega envío una carta firmada por su Director de Misión en Chile, Alfredo Zamudio; en la cual, la organización con 30 años de experiencia en gestión de derechos humanos, emergencias humanitarias y transformación de conflictos, afirmó que “coincidimos con ustedes en que se necesitan puntos de encuentro y generar confianza. A diferencia de la negociación y la mediación, que ponen énfasis en los resultados, el diálogo se enfoca en el proceso. Desde el Centro Nansen, creemos que escuchar atentamente requiere tiempo para dar espacio a lo sucedido, entender su impacto en el presente y encontrar posibilidades para el futuro”, explicó.

“Realizaremos una visita a la región lo antes posible”, continuó, “dependiendo de las condiciones sanitarias, para dar inicio a una ronda exploratoria de conversaciones. Después de esa primera visita a la región, podremos informar sobre los próximos pasos”. La respuesta de la organización fue muy bien recibida por las autoridades académicas, en especial por el Director de la UNAP Sede Victoria, Juan Pablo López Pinilla; para quien, la tarea encomendada es una responsabilidad que se asume para enfrentar este problema en la región por la falta de diálogo, a fin ser parte del proceso, buscando acercar a las partes en el tema del conflicto, a través de una conversación sincera y humilde para retomar la paz y tranquilidad que la zona merece.