GESTIONA EL CONOCIMIENTO.

En una sociedad que avanza a pasos agigantados, en la cual el tiempo es oro, donde vives el tiempo esperando que algo o alguien te enseñe el camino, tal como lo dice la canción Time de la banda Pink Floyd, te invito a comenzar a cuestionarte, a realizarte preguntas, a filosofar. Para René Descates “Vivir sin filosofar es, propiamente, tener los ojos cerrados sin tratar de abrirlos jamás”. Para evitar tu ceguera te invito a gestionar tu conocimiento y el de tu organización.

Para lo anterior no te bastará solo el conocimiento, deberás ir por la inteligencia que, como nos decía Aristóteles, es la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica.

Siendo muy pequeño, nos visitaba en casa el Padrino de mi mamá Don Juan Toro. Se podrán preguntar que tienen que ver esta historia con el conocimiento, pues bien, déjenme seguir y les explicaré. El Padrino era zapatero en Padre Las Casas, militante activo del Partido Comunista y una persona muy culta. Su conocimiento del mundo, de las sociedades y de Chile era fenomenal para oídos alertas de niños que nos quedábamos al lado de él, en la cocina de nuestra casa.

El padrino se vestía como las personas mayores, un terno de uso diario, zapatos lustrados, pero con polvo por su caminar por las calles de tierra de nuestra ciudad en esos días, calcetines oscuros y el infaltable calzoncillo largo que se le podía apreciar cuando se sentaba y sus pantalones de tela oscuro se arremangaban. Lestes gruesos con marcos oscuros, camisa clara con rallas, suspensores y siempre un pañuelo que le permitía limpiar su boca y ojos cuando hacia las pausas de sus historias.

Don Juan Toro, un zapatero ilustrado, nos enseñó cómo se desarrollaron estrategias de inteligencia y militares para atrapar a la cúpula del movimiento Nazi. Nos explicaba con lujo de detalle fechas, nombres, ciudades y países participante de estos actos. Nos invitaba a que como futuros adolecentes deberíamos leer, conocer y estar listos para el llamado a la libertad de nuestro País.

Un zapatero ilustrado nos enseñó a mi hermano y a mí que no bastaba con el conocimiento si no tenías la inteligencia para poner a disposición de tus objetivos las herramientas que estaban a tu disposición.

Nuestras ciudades y países han cambiado sustancialmente con panorama económico social actual. La ciudad se ha erigido como núcleo del desarrollo regional y en un importante foco canalizador de la actividad económica. En un estudio de la OCDE se indica que un número cada vez mayor de ciudades pertenecientes a economías desarrolladas están haciendo girar sus estrategias de desarrollo alrededor del aprendizaje, la investigación y la innovación, mediante un enfoque conjunto de las administraciones del territorio, el sector privado y la sociedad en general.

Les quiero invitar a que a nivel personal, local y regional gestionemos el conocimiento organizativo, consiguiendo de esta forma territorios más competitivos. Para lo anterior tomemos como base lo realizado hasta ahora, identifica los hallazgos y genera las oportunidades de mejora. Aprovecha el aprendizaje organizativo, el capital intelectual y dirige tus pasos y a tu organización hacia el conocimiento.