La Falacia del Neoliberalismo


ESCRIBE: Felipe Martínez
Administrador Público y Psicoeducador y Docente.

Una de las falacias más difundidas en el Chile de hoy, dice relación con las supuestas penurias y sufrimientos que el fatídico modelo neoliberal ha infringido en el país. Al parecer, todos los males de nuestra sociedad son atribuibles al neoliberalismo, pasando por el flagelo de la pobreza, los campamentos, la desigualdad, las colusiones empresariales, la corrupción y un largo etcétera.
Pero, ¿qué es el neoliberalismo? Es un modelo político económico que consiste básicamente en un Estado mínimo que permita la maximización de las capacidades individuales, de los emprendimientos colectivos y de la participación ciudadana en la resolución de los problemas sociales.
A partir de ésta definición, es imposible vislumbrar en Chile un modelo liberal puro o neoliberal. En materia educativa, por ejemplo, el Estado se encarga del 80% de la atención de los estudiantes hasta cuarto medio, sea mediante la subvención de establecimientos particulares o completamente estatales. Si realmente tuviésemos un sistema político y económico de índole liberal, no tendríamos tan alto porcentaje de estudiantes bajo el alero del Estado, en un aspecto tan crucial para el desarrollo y bienestar del país como lo es, educación. Lo mismo aplica para el sistema de salud, puesto que el 90% de los chilenos se encuentran circunscriptos al sistema estatal de salud, FONASA, mientras que tan sólo un 10% de la población está inserta en Isapres. Si realmente tuviésemos un sistema político y económico de índole liberal, sólo tendríamos seguros de salud privados disponibles para la población.
Concluyendo con éstos antecedentes sobre la mesa, que en Chile no contamos con un modelo liberal, cabe preguntarse a quién se le ha ocurrido afirmar tal cosa. En realidad, no sólo en Chile, sino en gran parte de Latinoamérica, se utiliza con fluidez dicho concepto peyorativo para atacar a todo aquello que no se ajuste al interés de algunos, que conforme con su ideología, pretenden que sea el Estado quien se encargue de dirimir los problemas sociales.
Hay un país latinoamericano donde no existe liberalismo ni neoliberalismo. Nadie podría atacar a éste país usando éste epíteto, pero ciertamente, adolece de carencias extremas y experimenta una continua crisis humanitaria. Ese país es Cuba.
Chile requiere definir su camino. O pretendemos avanzar hacia el liberalismo, quitando de en medio al Estado siempre ineficiente y expropiador, para devolver esos espacios a las personas, o continuamos caminando hacia el socialismo, como venimos haciendo desde hacen varios años, en que el Estado continúe abarcando sendos terrenos sociales, ahogando la libertad de las personas. Mientras tanto, entendamos que lo del neoliberalismo, es sólo una falacia, la falacia del hombre de paja.