Pervivencia de la masacre del Seguro Obrero

ESCRIBE: Juan José Jeréz. Abogado
Resulta contradictorio que por estos días, en medio del afán por imponer credos morales al estudio del pasado, un hecho determinante ocurrido en la historia nacional, sea ignorado.

Importa recalcar, que no se trata de olvido o desconocimiento, sino de una deliberada opción por el silencio, que ha sido soterradamente compartida.

La trágica muerte de 60 chilenos nacistas ocurrida un 5 de septiembre de 1938 en la Torre de la Sangre, determinó un vuelco en la voluntad electoral frente a la elección presidencial que se avecinaba, causando el favor a don Pedro Aguirre Cerda.

La determinación vital porque Chile saliese de la inercia política de entonces, fue el desiderátum para inmolarse de esa falange de jóvenes.

El gobierno de Chile cambió de signo, prefigurándose una vernácula unidad de destino, que ampararía a la Patria frente al interés extranacional y protegería a la ciudadanía de la acción corrosiva de sus agentes internos.

Sin embargo, la partidocracia unida, con largo aliento catalizó el desahucio de la Vocación Nacional que los nacistas había proclamado como sello distintivo para inspirar la Política en Chile.

Hoy, asistimos a un análogo escenario.
El guion final de la tragedia política consumada en el edificio de la Caja de Seguro Obrero, se decidió en La Moneda, a unos tantos metros apenas, con la impronta de haber dejado impune tan sangrienta matanza, y cubrir tamaña ignominia con el manto del olvido.

A contrapelo del actual discurso que pregona los DD.HH., quienes mandan en el país, aun hoy comparten la divisa del silenciamiento instalado sobre muertos en el Seguro Obrero, para quienes no hay verdad histórica.

En el lugar de tan siniestra ejecución, hoy funciona el Ministerio de Justicia.

El revisionismo en marcha, aproxima el acto en que las futuras generaciones podrán asombrarse ante la decisión que vistió el coraje de los nacistas asesinados en un día como hoy, y podrán asimilar en acción el profundo significado de la concepción política que de tal modo los animó.